4 de junio de 2010

E. M. Cioran. Su vida. Su obra

Disponible en YouTube la versión completa con subtítulos del documental «E. M. Cioran. Sa vie. Son oeuvre» al que me referí en la entrada Videoteca de humanidades





3 de junio de 2010

FRAGMENTO DE UNA ENTREVISTA A DIONISIO CAÑAS

En el año 2003 tuve ocasión de entrevistar al escritor y poeta ciudad-realeño Dionisio Cañas. Al recordarlo hoy he caído en la cuenta de que mencionaba a Cioran en un par de respuestas:

ENTREVISTA A DIONISIO CAÑAS por GUILLERMO DA COSTA (FRAGMENTO)


– Díganos cuáles son sus filósofos preferidos y por qué. 
Mis filósofos, o más bien pensadores, preferidos son: Diógenes, Séneca, Orígenes, Baltasar Gracián, Nietzsche, Unamuno, Ortega, Sartre, Camus, Merleau-Ponty, Cioran y Eugenio Trías. Leo varias tendencias filosóficas porque cada uno de estos autores me aportan una plataforma para pensar sobre mi existencia y sobre el mundo que me rodea. A mí me gusta el ensayo en general, sobre cualquier tema, por eso yo no hablaría de filósofos sino de pensadores. Pero a veces encuentro los pensamientos más profundos en la poesía, en la novela, en las conversaciones de la gente, en un bar de pueblo. Lo importante es estar siempre dispuesto a aprender de los demás, estar atentos. La disponibilidad de la mente y del corazón son dos elementos esenciales para permanecer jóvenes hasta la muerte: la disponibilidad de la mente nos ayuda a ser humildes y a aprender de cualquier persona, la disponibilidad del corazón nos da la esperanza de enamorarnos más allá de las fuerzas físicas, más allá de la muerte misma.

– Vivió ocho años en Francia y le exhortamos a que nos retrate su actividad allí. Además, y a propósito de Francia, en su último libro de poesía, Corazón de perro [2002], nos ha llamado la atención que subtitule algunos de los poemas con la expresión "paseando con Cioran". ¿Conoció a Cioran personalmente? ¿Qué opina de él? 
Mi familia emigró a Francia cuando yo tenía 10 años. Allí me eduqué y allí viví los años sesenta con una gran intensidad. Cioran es uno de mis pensadores preferidos, aunque no lo conocí en mis años de Francia. En mi último libro de poemas uso algunos de sus pensamientos, frases, por esta razón pongo lo de “paseando con Cioran”. Yo trabajo algunos poemas reciclando frases de autores que me gustan, porque sé que no puedo decir lo mismo mejor que ellos, por esta razón menciono algo para que no se crea que estoy copiando a nadie sino que lo que estoy haciendo es invitando al lector a que lea a Cioran.
●●●
II
UTILIDAD DE LA MUERTE
(PASEANDO CON CIORAN)

Todos en la ciudad distribuyen recetas de felicidad, pero lo único que yo recuerdo es el haber sido una vez un niño, el haber tenido un miedo saludable, lo demás son tonterías. Asco me da lo que no eres tú, Vida, porque sólo se pudre lo que está vivo. Eres con la edad como una casa adosada en los suburbios de ti misma, y morir es vivir con tan pocos deseos como un elefante solitario, aunque a veces nuestro cadáver puede sernos muy útil.
 
IV
LOS DOMINGOS DE LA VIDA
(PASEANDO CON CIORAN)

Me gustan los párrafos del corazón, lo demás es literatura. Porque en la frase del tiempo sólo somos una coma y tranquilamente vamos alargando el palabreo para no llegar al punto final. Yo quiero escribir en una lengua salvaje, en una lengua de borrachos y que mis palabras se confundan con la vida, pero he vendido mi pasado en forma de escritura, una droga fatal para los inocentes. Yo creía ser joven bajo el sol y me quedé sin edad, y ahora los domingos de la vida buscan siempre su lunes.

I
UN CORAZÓN ABSTRACTO ME AMENAZA
(PASEANDO CON CIORAN)

Entonces, 
cuando en la sangre llevaba más alcohol y más
     España,
me emborrachaba de oscuridad
y hacía de la noche el sol negro de todas mis
mañanas.
Ahora
el vinagre de la sangre me hace ser prudente
y los frutos de fúnebres cosechas
se venden a mi alrededor sin que yo levante un
     dedo.
Mejor llorar sobre las ruinas de los besos
que estar hundido en mi propio corazón.

DIONISIO CAÑAS: Corazón de perro. Madrid: Ave del Paraíso, 2002. 
 

2 de junio de 2010

FRANCIS BACON & E. M. CIORAN