17 de agosto de 2009

[...]
«¿Cómo era su vida cotidiana?, ¿qué le gustaba hacer?

»Le gustaba mucho andar. Andar representaba una especie de terapia para él. Tenía accesos súbitos de depresión, de angustia, y la única forma de salir de ellos era escribir, leer o pasear a cualquier hora del día o de la noche. Le gustaba pasear por el parque de Luxemburgo. [...] Yo, de noche, no lo acompañaba. Me quedaba durmiendo en casa. Después de cenar, se ponía el abrigo y decía: "hasta mañana"».

SIMONE BOUÉ
Fuentes:
- http://www.youtube.com/user/JanVanBiervliet
- Carlos Cañeque & Maite Grau: Cioran: el pesimista seductor. Barcelona, Sirpus, 2007, p. 86.